domingo, 30 de diciembre de 2007 | By: Cafeína

Esas tradiciones perdidas

Desde que estoy en la Frans, una de las tradiciones que más me falta es comerme las uvas el día de Nochevieja, puedo prescindir de Ana Obregón y de Ramón García, pero no del fruto de la vid.
Aquí la tradición se limita a un reveillon con enormes cantidades de comida mientras se espera, reloj en mano, a que las agujas se sitúen parejas sobre las 00h y luego gritar ¡Bon Année! Os aseguro que no es lo mismo.
Un grupo de viticultores alicantinos tuvieron una enorme cosecha durante el año 1909 e iniciaron la tradición de las 12 uvas, que traen buena suerte a aquel o aquella que consiga acabarlas al mismo tiempo que las campanadas. Yo nunca lo he conseguido, pero el "juego" de las uvas me encanta y hace que tod@s hagamos por una vez algo a la vez.
Quizá sea absurdo la manera en que nos habituamos a hacer ciertas cosas año tras año, pero lo que sí sé es que, tras 2 Nocheviejas aquí, no consigo que me guste la llegada de un año nuevo "a la francesa". Puede que a la italiana, con la tradición de comer lentejas y tirar la copa por la ventana tras el brindis, o a la danesa, donde la tradición obliga a romper la vajilla vieja delante de casa de los amigos y seres queridos (¡pobres quell@s de familia numerosa!) pero en Francia y en Inglaterra se cena, se mira el reloj y se felicita.
Yo, por no perder todas las tradiciones, este año esperaré la llegada del bisiesto...con la lencería roja.

¡¡¡FELIZ AÑO 2008!!!

3 comentarios:

gatchan82 dijo...

hoy estuve hablando justamente de esa canción y de esa frase.
y tú tómate las uvas de todas formas :)

Cafeína dijo...

feliz año gatchan!!
lo de las uvas lo puedo intentar, pero sin campanadas...
un beso

Anónimo dijo...

No conozco la tradicion de las 12 uvas y realmente no estoy muy interesado. Pero la de la lenceria roja me gusta mucho, ya veremos este año.
El francesito